Housell ha analizado algunos de los principales cambios que han sufrido las viviendas, tras la aparición de las nuevas generaciones, la tecnología y los variables hábitos de consumo. Hoy te presentamos las 4 nuevas características más relevantes:

IPC:

El precio de la vivienda ha variado tanto que actualmente se encuentra en 2.156 euros por metro cuadrado, frente a los 366 euros que se registraban en 1982. Esto en cuento a los números registrados en España y otros lugares de Europa, pero no ha sido distinto el trayecto que se ha transitado en Panamá y otros lugares de la región.

Casas del siglo XXI:

El prototipo de los tipos de familia ha afectado de manera directa a la construcción y estructura de las viviendas, a través de la reducción de sus miembros. El ejemplo perfecto para comprender esto es lo que está sucediendo con las preferencias de la generación millenial.

Este grupo prefiere casa muy pequeñas, muy funcionales y con pocos detalles… Tanto así, que se decantan, incluso, por la renta de habitaciones.

Resultado de imagen para casas modernas

Democratización del diseño:

Son muchas marcas las que se han unido al fenómeno de la moda, y han democratizado las tendencias del hogar incorporando diseños de temporada a un coste medio. Actualmente, muchas personas aprovechan todo tipo de materiales para decorar sin gastar demasiado, creando tendencias súper fuertes como los famosos palets.

Consumo sostenible:

El comienzo del siglo XXI ha dado lugar al desarrollo de una nueva filosofía de vida que apoya el consumo sostenible. Esto ha afectado también al diseño, pues son muchos ciudadanos los que han apostado por piezas más livianas.

Además, también ha propiciado el uso de técnicas que permiten el ahorro de energía y aprovechamiento de la misma en los hogares, para que estos no sean una especie de coladero de electricidad.

Fuente: www.pisos.com